domingo, 8 de julio de 2012

LIRA LXXVI "Ahora, que te das cuenta"

Celebraste mi entierro
antes de que tu noche me enterrara
de olvido, con el hierro
de tu mirada clara.
Antes que tu soberbia derramara

certezas inseguras
sobre lo conveniente de olvidarme.
Hoy juras y perjuras
que fue bueno dejarme
sin tu luna que me hizo desangrarme,

desde la torre alta.
Pero hoy te das cuenta que a tu vida
soy yo lo que le falta,
para curar la herida
que a los dos nos hizo tu partida.

14 comentarios:

  1. Lo que describes en tu poema es una triste realidad que puede suceder.
    Felicidades por ser tan buen poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lua, muchísimas gracias por tus palabras.

      Pienso que en la vida puede suceder cualquier cosa, no siempre serán cosas malas, sino que las caricias y los golpes se van sucediendo para modelar la experiencia que guíe nuestros. Incluso puede que lo que te acaba de acariciar, suelte un golpe terrible.

      En esta historia se cuenta un amor condenado a ser complicado. Nos movemos por estereotipos definidos por una sociedad que no tiene ni idea de nada. Esta es la historia de dos personas que se aman y que se han conocido tarde. Uno quiere luchar, el otro se rinde. Y se rinde de un modo poco elegante. Abandona alegando decepción o no plenitud cuando lo que le ocurre es que es demasiado cobarde para luchar por su felicidad.

      Pero desde luego, no es sencillo romper todo y recomenzar. Sobre todo porque no tienes ni idea a dónde lleva ese camino nuevo que hoy pinta el paraíso. Por tanto, lo que he querido contar en la lira, una lira que tiene tintes de reproche, es simplemente una expresión clara de que con un simple: "no estoy dispuesta a romper con mi vida y tú te has convertido en un peligro para mi rutina" basta. Las cosas quedan claras y los golpes de dolor serán leves porque conoces las causas.

      Y estoy convencido que esta historia, que reconozco que me ha sucedido, hace tiempo ya, le ha sucedido a mucha gente.

      Gracias por tus felicitaciones. Soy y seré un aprendiz mientras respire. ^_^. Pero eso sí, buen observador y libre de prejuicios que encadena al pensamiento. Un saludo cordial, Lua. Y que tengas un domingo lleno de luz.

      Eliminar
  2. Hola Juanjo, alegría me da de saber de tí amigo, pues aunque digas que comentas poco, la verdad es que cuando lo haces.... te "jartas, y te jactas", jajajaja; primero agradecerte inmensamente el poema que me has dejado en mi blog, eres el primer bloguero que me dedica uno, no sabes la ilusión que me ha hecho leerlo, es precioso, me ha hecho muchísima ilusión, se que has puesto todo el sentimiento en esas bellísimas letras, te lo agradezco.
    Ya ves si hecho de menos a mis amistades blogueras, que aunque esté algo ausente por éste veranito, no quiero dejar de visitar y comentar, y sobre todo, a éste poema lira que nos has dejado ultimamente.
    Es triste, pero con un fondo de sentimientos enormemente cautivador, a veces, cuando se intenta olvidar, cortar, volver a empezar, la memoria no deja de recordarnos la felicidad que anteriormente se ha vivido, es como si nos avisara de que no hicimos lo correcto, y lo peor de éstas circunstancias, es que a veces, no hay vuelta atrás.
    Hay cientos, miles, de historias de amores perdidos, de vivencias que marcaron una etapa, que luego no transcurrió como se quiso, y que a la larga, produce una sensación de desasosiego, de inapetencia, y luego, al querer volver a retomarlas.... nada es igual, porque las personas no cambian, o se las acepta, o se las dejas, y el destino (cruel por naturaleza), se empeña en demostrarnos los errores.
    En fín Juanjo, ya sabes como me gustan éstos debates y éstas conversaciones, jeje, seguiré entrando para comentar hasta que me actualice después del calor, yo te deseo también un felíz feliz felicísimo verano, de días y noches de ensueños allá donde quieras que te encuentres, un beso enorme mi querido amigo, y nuevamente mil gracias siempre por tus cálidas palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Conchi, la emoción por un análisis tan completo de un texto por la semejanza de ideas sobre la historia que se cuenta, es intensa y agradecida.

      Los versos que te dejé son realmente muy poca cosa para todas las sensaciones que se experimentaron en tu ánfora dorada y se experimentan en las palabras deshojadas. De cualquier modo, y a modo de tocar las fibras de la impaciencia, aquello es un aperitivo de algo que lleva un tiempo conciéndose y que la falta de tiempo me hizo apagar el fuego de la hornilla. Pero he renacido y me reencontrado. Así que puedo volver a encender el fuego. Hasta aquí puedo leer ^_^.

      Me encuentro en una edad, 33, que considero la edad del intermedio, del que no eres ni tan viejo como saber algo, ni tan joven para que no sepas nada. Y sin embargo, al menos en mi caso y en casos que tengo el privilegio de observar, he sido testigo de todo lo que comentas. Relaciones que han pasado de un fuego intenso al hielo del cero absoluto, relaciones de conveniencia para no estar solo, rechanzando la chispa que prende el corazón, relaciones traicionadas y relaciones de un latido únicamente, ya que el otro latido que debe existir, no es capaz de acompasar. Y en esta lira, se cuenta algo cercano a la cobardía del que no quiere luchar. Vivimos encorsetados en valores, casi siempre de índole moral y religioso, que, si bien no son perjudiciales, tanto que no son impuestos, si considero que están un tanto contra natura. Y es que abandonar un camino que no llena, aunque eso signifique dejar a quien camina a tu lado, es un acto cruel e inmoral. Y efectivamente, es así.

      Es así en esta vida que nos hemos modelado como algo que debe transcurrir tranquilamente, sin sobresaltos y con un camino llano que realmente, no nos lleva a ningún lado. Pero si somos capaces de mirar más allá de lo impuesto, más allá de la información que recibimos desde que no tenemos la capacidad de comprenderla siquiera, nos encontramos conque la vida es un pulso de dolor y de emoción, donde hayaq ue recibir golpes para recibir caricias y saber valorarlas. Y que, sobre todo, no podemos sacrificar el bienestar propio para no dañar, porque si lo hacemos, ni seremos felices nosotros, ni haremos felices a quienes caminen a nuestro lado. Y esta lira es lo que cuenta. Una persona que decide abandonar un camino que emprendió paralelo al de su rutina, un camino que le ofrecía cosas nuevas y que completaba su existencia, o al menos, esa era la sensación que daba. Y de repente, tiene que convencerse o realmente lo sentía así, que el camino nuevo la había decepcionado y que era mejor seguir en el suyo del comienzo. Pero realmente, el corazón sabe lo que vive en cada uno de nosotros. Otra cosa es lo que queramos ofrecer al mundo.

      De cualquier modo, tampoco se crea nadie que promuevo el, "venga, esto ya no es lo que era, ale, cambio de rumbo y listo". No, no es eso. Pero cuando uno está seguro y convencido que el camino es una bajada y te has quedado sin frenos en el alma, es lo más sensato y coherente que se puede hacer. Aunque duela. Más tarde o más temprano, sabrás si tomaste la decisión acertada. Pero en el presente, estás convencido que sí. Y eso es actuar acorde a los principios y es lo que se debe hacer. Y en cuanto a la valoración del cambio de las personas, estoy contigo. No creo en las segundas oportunidades, precisamente, porque nadie cambia y yo soy el primero que no. Puede condicionarte una presencia absorbente, un acontencimiento inesperado, por hermoso o por traicionero, pero en esencia, nadie cambia. Aquí opino como tú.

      No sé si te gustará el café, el té, los batidos de fresa o las infusiones orientales, pero visto lo intenresante que me parecen los debates contigo, somos unos peligros públicos para el equilibrio del tiempo y para los termos que contengan el elixir contra la sequedad de garganta. Te agradezco enormemente que abras estos debates que tanto da de sí.

      Un beso enorme y un feliz verano igualmente para ti.

      Eliminar
  3. Nunca se acaba de saber si al dejar caminos dejamos los correctos...

    Un beso de consuelo ( o dos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Depende de que tramo del camino transitemos y de que necesidades padezcamos.

      Pero en algún momento. Alguien comete un error y sabe que lo ha cometido. Al menos en el presente. Quién sabe si mañana, sus percepciones cambien, y su decisión, para sí misma, fuese la correcta. Pero eso pertenece a un acción individual y legítima. Por tanto, nadie tiene derecho a reprochar nada. Solo es un mensaje del cómo se perciben las cosas.

      Filosofía del sentimiento es igual a quebraderos de cabeza. Mejor sentir el presente y vivir de acuuerdo él. Mañana será otro día, aunque salga el mismo sol de hoy.

      Gracias Kayla por tu tiempo. Saludos cordiales.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ^_^. Continuará.... Por supuesto que sí.

      Eliminar
  5. Bueno, yo por mi, ya sabes que continúo el debate, la conversación transcendental y lo que haga falta, jajajaja, es decir, a veces, con muy poca gente se puede tener charlas tan afines.
    Y ya que me has dicho tu edad, te diré que estás en lo mejor de la vida, que como bien dices, es la edad intermedia,yo te diría que... ni viejo como para claudicar, ni niño como para patinar, esa sería la frase a esa edad, la mejor.
    Y me alegra de que hayas sido testigo tanto directo como indirecto, de toda clase de relaciones, eso hace madurar más concienzudamente a las personas, máxime, cuando incluso, voy más lejos aún si cabe, esas relaciones son vividas en carne propia, porque ahí, es cuando la persona se da cuenta de lo que quiere o deja de querer, de lo que anhela y no puede ser, o de lo que deja atrás por la razón que sea, de lo que siente y piensa, de querer recomenzar aunque se deje algún "corazón partío", por ahí, porque sabe que el continuar no lleva a ninguna parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ^_^. Gracias, Conchi, por abrir algo sobre lo que se puede hablar mucho y está abiertos a interpretaciones que dudo que exista un camino marcado para intentar comprender algo.

      Concuerdo plenamente en que el "escarmiento" debe producirse en cabeza propia. Cuando el corazón toma el mando de la vida, te pueden decir que el cielo es azul, que como lo veas rosa, el cielo es rosa y no hay nada más que hablar. Y si te clavan cuchillos, solo te dolerán los que no te clave la persona a la que amas, pues de esa persona, solo verás cosas buenas.

      Las últimas dos relaciones que he tenido, las he acabado yo, porque no sentía que aquello llevara a ningún lado. Podría dar motivos que me llevaron a esa certeza, pero sería perder el tiempo, porque no es nada que le interese a nadie. El caso es que lo que ardía, deja de arder y así, no es posible hacer feliz a nadie. No creo que el fuego apagado renazca, creo que el fuego que arde, es siempre nuevo. Y no hay que olvidar que el fuego se apaga por algún motivo...

      Detesto a la gente que suplica una última oportunidad. Detesto incluso a quienes, aunque hayan recibido un "no" rotundo, sigue insistiendo agarrándose al lema "quien la sigue, la consegue". Detesto a los mediocres que no tienen la decencia de respetar las voluntades individuales... Y aunque en estas liras, uno pueda entender un reproche, solo se trata de un comentario, de unas palabras que cuentan que alguien tomó una decisión hace tiempo y que hoy sabe que se ha equivocado. Y eso compone una historia.

      Si los dos protagonistas piensan que después de todo, quieren intentarlo, porque los dos quieren, me parece genial. Pero ante todo, lo que me parece más genial de todo es que hayan sido francos, es que hayan expresado todo lo que supuso aquella decisión que hot saben equivocada. Y que no olvidan que también pudo ser acertada. Quien sabe dentro de dos días, en qué estado estará la situación.

      Eliminar
  6. Sigo...
    La pérdida de ciertos valores éticos y morales está dejando mucha superficialidad de masas ausentes de cerebro, en serio, la vida parece que solo se mueve por sexo o dinero, una lástima, que no se quiera apreciar el fondo de la persona, el ser lo suficientemente valiente como para aprovechar lo que realmente merece la pena, y la cobardía, como bién demuestra tu lira, está mucho en auge, es quizás el alza, que calza los zapatos.
    Nunca hay que arrepentirse de las decisiones que se tomen en la vida, porque si se tomaron en su momento, fue porque se creyó que era lo más oportuno para ese momento, por eso, los convencionalismos sociales no nos deben influir, siempre hay que ser coherentes en primer lugar con uno mismo, aunque por ello se tenga que dejar una relacion, porque no se puede estar uno sacrificando en aras de la felicidad del otro, eso.... sería un interrogante a largo plazo, una duda eterna en el cerebro, y un fracaso al final de la vida, un.... por llamarlo de alguna manera, un sinvivir, me explico, si la persona no mira por sí mismo, ¿quién entonces?, ten encuenta que, nacemos solos, y nos morimos solos, tu le puedes decir a alguien ¿te vienes de viaje conmigo?, pero ¿a que no le dices, te quieres morir conmigo?, porque te diría, muérete tú solo macho, que a mí, ya me llegará la hora. El pasado es un broche que se guarda como reliquia, se va recordando de vez en cuando, se rie con los buenos momentos, se intentan.... olvidar los malos, el futuro.... incertidumbre que espera tras la puerta, mejor vivir el día a día, el presente, el concentrarse en lo que se esté haciendo a cada momento, a cada minuto, y como decía Paulo Cohelo, el libro de la vida individual, no se puede escribir hasta que no se estés completamente viejecito, hasta que no sepas que ya sólo te resta esperar, entonces, es cuando ya se sabe que no hay camino por delante, ni marcha atrás,mientras tanto, si se van perdiendo relaciones por el camino, significa que no eran la correcta, no eran, la que nos convenían, ya vendrá la que realmente te toque esa fibra a los cinco sentido, pero que sea completa, sin trabas, limpia de polvo y paja como suele decirse, porque para buscarselas con complicaciones.... no merecen la pena,créeme, por mucho que duela dejarlas y con respecto a las segundas oportunidades..... ni saborearlas, te lo digo por experiencia, siempre se vuelve a caer en los mismos errores.
    Las puertas, mejor abiertas, porque si están entreabiertas.....algo ocultan, y si están cerradas, llamar antes, por si acaso , ir con el no por delante, por si luego es sí.
    Me gusta el café porque es fuerte, no me gustan los batidos de fresa porque no me dicen nada, pero me quedo con todo lo oriental porque el misterio me llama, jajajajaja, y me importa poco ser un peligro público para quién sea,la gente se preocupa ma´s de engordarse los bolsillos a costa de la infelicidad ajena, soy de las que digo lo que pienso a cada momento, ser transparente me encanta y además tengo la autoestima por encima de mi cabeza, porque en el fondo, soy una payasa cómica que saco un chiste de cualquier problema, mi sentido del humor es innato e inherente en mi persona.
    Y ya, ya te dejo descansar la vista y que descanses. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También sigo... ^_^.

      Los valores se han perdido a media que ha crecido la debilidad del sistema. Y la inmensa mayoría se ha dejado absorber por ese sistema que les ha contagiado la debilidad, el miedo y la importancia de la apariencia. Hay unas pautas, que no valores, que nos meten desde pequeños. ¿Has pensado algunas vez que en si la TV y en la publicidad en general, se vieran a personas normales, el aspecto físico perdería mucha fuerza? Creo que sí, pero si desde antes que tengas capacidad para entender, ves 60, 90, 60 y músculos de acero, dices, "caray, así tengo que ser".

      Concuerdo en que no hay que arrepentirse de nada, porque, de cualquier modo, tampoco sabremos si la otra decisión hubiera desembocado en un éxito o igualmente, se habría fracasado. Pero es en ese momento cuando hay que tomar una decisión y el "no sé qué hacer" no vale. Hay que hacer algo y hay que tener el valor de saber qué quieres, aunque eso, lleve daños colaterales en su interior. Arriba he dicho que detesto algunas cosas, también detesto a la gente que sigue por lástima y más todavía al que acepta eso. Yo, como tenga la másmínima sospecha que mi presencia molesta, me quito de enmedio pero en directo, sin esperar. Solo por dignidad y respeto. Y si me dicen "no" me lo dicen una vez. No es necesario que me lo digan más.

      Morimos solos y en un segundo. Las cosas importantes de la vida ocurren en un segundo. Las decisiones equivocadas se toman en un segundo, en el segundo que tardas en abrir la boca y hablar. Y no sé si habrá alguien dispuesta a morir por alguien, pero sí sé que ha habido algunos seres poco inteligentes que se han quitado la vida por motivos indignos de ese precio y de ese sacrificio.

      El cuaderno de la vida creo que lo escribimos hasta el último suspiro. No comparto que espear algo sea buena opción. La persona que espera sentada en autobús y no se levanta cuando llega, acaba perdiéndolo. Lo que considero imprescindible es que el cuaderno personal esté lleno de la plenitud de la vida. De tus aciertos y errores, y que no dé miedo de reconocer que nos equivocamos. Yo me he equivocado muchas veces, y aún hoy, pago un precio por algunas de ellas. Me he equivocado recientemente y me llevo equivocando desde que nací. Y no me avergüenza reconocer que fallé. No creo ser peor por llevar mis fallos tatuados en el alma. Ni tampoco mejor. Simplemente soy yo. Con todo, lo mucho o lo poco, que ello conlleve. Que al final de la lira reconocemos los errores y queremos intentarlo, adelante. Que creemos que es tarde, adelante también. Que uno quiere y el otro no. Respeta al otro y no fuerces nada. Aunque duela, las cosas son más simples si se pone voluntad.

      y deja la puerta abierta. Para mostrar lo que eres. Soy yo, eres tú. Y esto es lo que hay. Si me gusta el cielo limpio y a ti te gusta el cielo nublado, yo no debo decir que me gusta el nublado solo por llamar tu atención, porque fingir, no se puede fingir siempre. El conocimiento, como suele suceder, tiene las llaves de la cerradura del equilibrio. Como los dos protagonistas de la lira, sé franco, se honesto y sobre todo, sé tú mismo, aunque no haya en el mundo nadie como tú, que por otro lado, es lo más probable.

      Un termo de café , fuerte. Aquí hay un sitio donde los batidos de fresa y de chocolate dicen muchas cosas, también hay infusiones de colores del arco iris que hablan un lenguaje ininteligible que acabas entiendo en el alma a base de sentir y mostrar lo auténtico del ser. Y sobre todo, hay boles de respeto, copas de humor y platos de autencidad. Aparto los ceniceros de la falsedad y del miedo porque el tabaco del cobarde, no se encuentra entre mis vicios. Pero por lo demás, podemos con todo.

      Gracias Conchi, por estos momentos que, aunque no sirven de nada, permite desarrollar un modo de ver las cosas que, por inusual en su coincidencia, resulta extraordinario.

      Un beso de buenas noches y los mejores sueños que puedas tener.

      Eliminar
  7. Siempre y cuando al darse cuenta de lo que realmente le falta a las personas no sea tarde, y se queden sin nada... no crees???.... mientras sea algo que se puede rescatar, siempre se puede superar, pero si ya fué, ya pasó, ya no hay marcha atrás es algo muy dificil de superar, sólo con voluntad de hierro!
    saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todo en la vida, las cosas dependen del matiz que tengan y del cristal con el que se miren.

      La lira cuenta, en pocas palabras, la mención de un abandono. Repito que hoy jura que fue bueno el abandono y luego remarco que es hoy cuando se da cuenta de lo que falta en su vida. Esta insistencia en el hoy no es más que una forma de reforzar el conflicto interno que tienen algunas personas, que intentan mentirse a sí mismas y lo único que hacen, es daño. A sí mismas y a los demás, que no entienden nada.

      Creo que en esta vida querer no es siempre poder. Que hay veces que tenemos que aceptar que se llegó tarde o que el deseo, al menos en el presente, está fuera de nuestro alcance, porque el objeto del deseo tiene voluntad propia y esa voluntad no se siente atraída por la oferta. Y es por eso, por lo que pienso que la vida hay que tomarla como viene, con sus golpes y sus caricias, que después de un golpe vuelve a amanecer (aunque esto se contradiga con el romance que pongo a continuación) y que una caricia es tan breve como el aroma del jazmín en las noches de invierno. Respetando libertades y siguiendo el camino con la verdad por delante, para que al menos, no te quepa la duda de que hiciste todo lo que estuvo en tu mano, pero que, por desgracia, no hubo conjunción de lo necesario y la historia no tuviera un final feliz.

      Y después de tanto rollo, también he de decir que si los dos están de acuerdo en intentarlo, ¿por qué no? No veo problema alguno, aunque recomendaría que olvidasen todo y comenzaran casi, casi, como dos desconocidos.

      Un saludo Anne, y gracias mil por tu tiempo.

      Eliminar

:) :-) :)) =)) :( :-( :(( :d :-d @-) :p :o :>) (o) [-( :-? (p) :-s (m) 8-) :-t :-b b-( :-# =p~ :-$ (b) (f) x-) (k) (h) (c) cheer